La Tierra ES redonda - Guillermo Descalzo - Pagina Personal

Title
Vaya al Contenido
Proyecto "Cielo Negro"
¿Qué es el proyecto “Cielo Negro”?
En razón de los avances de la tecnología comercial, hoy en día se puede adquirir un sistema de video o fotografía digitales capaces de funcionar automáticamente durante algunas horas, tomando fotografías o aún breves videos.
Con esos equipos y un globo comercial de gas helio es posible llegar a alturas de unos 30 Km con cargas compuestas por equipos como los antes brevemente descriptos (con un peso de entre uno y dos ki-logramos), para poder fotografiar o filmar el cielo negro de la frontera espacial y visualizar la curvatura terrestre.

Esto no quiere decir que sea fácil preparar, seguir y recuperar los objetivos de una misión de lo que comunmente se denomina balonismo (un anglicismo por “ballooning”), ni que un proyecto de ese tipo sea al-go irrelevante o sencillo, sino que quiere decir que por relativamente poco dinero y sin complicaciones especiales, la meta de llegar a 30 Km en un lapso de algunas horas y  tomar fotografías del borde del espacio está hoy al alcance de cualquier individuo o grupo pequeño con algunas inquietudes y conoci-mientos técnicos  y con  ciertas posibilidades económicas. No en vano muchos entusiastas del balonismo denominan a sus globos sondas el “satélite del científico pobre”, ya que al ser un medio de elevación de relativa sencillez, es posible concentrar es-fuerzos en la carga útil.- De todos modos y al igual que en muchos otros temas, las cosas se pueden hacer desde “muy bien” a “muy mal”, y de eso abundan los ejemplos.-

Volviendo al desafío que plantea una misión para llegar al borde del Espacio, podemos proponernos una meta alternativa que se podría enunciar de este modo:  

Diseñar, construir y lanzar un cohete experimental amateur capaz de colocar la carga de pago adecuada a alturas de entre 25 y 35 Km de altura para fotografiar (y/o televisar) el cielo negro del Espacio y la curvatura terrestre. - Adicionalmente, también será un objetivo de esa misión transmitir a Tierra en un formato standard la información de imágenes, video, audio y datos de posicionamiento, para que pueda ser recibida en tiempo real por la mayor cantidad de público posible.
Así como un proyecto de globo a 30 Km para la toma de fotografías -sin ser sencillo- tiene una relativa simpleza y puede ser encarado por pocas personas o hasta en solitario, la idea de hacer lo mismo con un cohete es un proyecto que por su enorme diversidad y complejidad puede escapar al alcance de grupos muy pequeños. Mucho más complejo es plantearse un objetivo de misión concreto y acompañarlo con predicciones de trayectoria y otros hitos que deberán corresponderse luego con la realidad de la misión. -

En el lanzamiento de un globo experimental especializado en fotografía o televisión, la predicción precisa de los tiempos y de la trayectoria y una eventual recuperación de la carga son asuntos importantes pero no una parte esencial del plan.- En cambio, para la cohetería amateur experimental estas cuestiones están entre las más importantes imposiciones del rigor de la actividad.-   El hecho de calcular e idealmente po-der predecir la trayectoria y planificar con precisión la posibilidad de recuperar la carga útil (o no hacerlo, lo cual es una opción a considerar seriamente), obtener un lugar apto para la prueba, coordinar la logísti-ca de todo el proyecto y la del lanzamiento en si mismo hacen que el diseño, construcción y lanzamiento de un cohete capaz de llegar a 30 Km de altura no sea una tarea sencilla ni trivial. Es importante reforzar que esta descripción no establece una escala de valores entre la cohetería experimental y el balonis-mo científico, sino que intenta aprovechar algunas similitudes y definir las dificultades a vencer.- De to-dos modos el cohete sonda prevalece por sobre el balonismo porque el cohete es un sistema de trans-porte escalable que carece de las limitaciones de altura que poseen los globos, aunque las dificultades a enfrentar son de un grado de magnitud enteramente diferente.-

Con toda claridad surge desde un principio que un proyecto de varios años requiere de un grado de compromiso en sus participantes.

¿Tiene sentido un proyecto como este?
 
En lo estrictamente personal, creo que tiene sentido si se lo sitúa en su justo lugar, en el contexto correcto: es una meta compleja, muy compleja, que puede ser económicamente onerosa pero a la vez seriamente alcanzable y –por ello- muy motivante.-

También en lo que a mi respecta, la idea de pensar en un cohete capaz de llegar a semejantes alturas puede parecer contraria a lo que desde hace años vengo pregonando como más conveniente para individuos con poca o mucha experiencia, para grupos pequeños o para lanzamientos societarios o individuales del tipo “fin de semana”, es decir, de los que se pueden realizar con un preparación acotada, intentando no desgastarse con proyectos coheteros poco prácticos o que desde el inicio o cuando estén a punto de concretarse, terminen en el abandono ante la dificultad de encontrar oportunidad o el muy difícil problema de encontrar espacio físico para el lanzamiento.- Debe tenerse en cuenta que -lejos de lo que puede parecer en un primer vistazo- la logística del lanzamiento final de un cohete de este porte puede ser el punto más problemático de todo el plan y puede insumir tanto dinero o más que todo el resto del proyecto.-
 
Por eso sigo opinando que para generar actividad sostenida es más práctico y eficiente enfocarse en sistemas diseñados para alcanzar alturas máximas de entre 3 y 5 Km antes que pensar en “cosas raras” como puede parecer este proyecto. Por ejemplo, si la única meta fuera alcanzar alturas crecientes para llegar  –por decir algo- a diez, quince kilómetros o más, en muy poco tiempo nos convertiríamos en un pequeño grupo de élite enfocados en ir más y más lejos; para eso hacer falta algo de dinero y un poco de tiempo; luego,  seguramente nos bastaría con reunirnos en el campo de lanzamientos una vez por año, con lo cual no habría la cantidad y calidad de la actividad que existe hoy en diversos puntos y ni siquiera tendrían sentido nuestros amplios foros públicos en internet; para eso bastaría con una lista de correo y con alguien que la lidere únicamente en pos de sus objetivos personales; nada más.-
 
 
Personalmente eso no me interesa (y creo que es una idea compartida por mucha gente) porque está demostrado que la creación y difusión de conocimiento que genera una iniciativa personal de ese tipo es igual a cero.
 
Pero al mismo tiempo creo –en razón de la calidad y cantidad de nuestra actividad luego de años de difusión- que una idea de la naturaleza del ‘Proyecto Cielo Negro’, si bien puede ser muy difícil de realizar en solitario o en grupos pequeños, puede tener un gran sentido de integración en función de su propia envergadura; puede ser una idea movilizadora y adecuada para una asociación amplia como lo es la ACEMA, y cuyos miembros hayan alcanzado el adecuado grado de madurez técnica. Además, un proyecto como este puede abrir “fases” de trabajo o “metas intermedias” que permitan capitalizar experiencia, logros tecnológicos y hasta marcas de altura de modo creciente, con lo que se pueden obtener beneficios aunque el proyecto no se complete en su totalidad.-
 
Oportunidad
 
En esta ocasión la idea resurgió a fines de 2008, cuando invité en el Foro de Cohetería Amateur (en la sección interna de socios ACEMA) a proponer ideas para algún proyecto tecnológico societario para la ACEMA en el año 2009.- En esa conversación, Marcelo Gómez recordó una charla mantenida conmigo acerca de ese viejo anhelo en cuanto a llegar a ver la curvatura de la Tierra mediante imágenes tomadas o transmitidas desde un cohete experimental en vuelo. Al proponer él esta idea en el Foro de Cohetería Amateur, el “prendió” casi de inmediato y hasta aparecieron interesantes alternativas, como la de Juan Angel DiGiovanbattista para que la fecha de finalización de este proyecto coincidera con el 25 de mayo de 2010, aniversario del Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810 en Argentina.- Es uno de los objetivos de este documento enumerar las posibles tareas y dificultades a vencer para determinar la factibilidad de ese presupuesto; si bien parecía difícil poder organizar esa coincidencia, sería interesante fijar una fecha de finalización para dar dinámica al proyecto.
 
 
Por eso, y si bien las primeras conversaciones al respecto se remontan al año 2002, mucho antes incluso de la formación de la actual ACEMA, creo que si esta idea prospera, debe manejarse como un proyecto de ACEMA, impulsado por una comisión integrada por los socios interesados en participar activamente en estos asuntos, pero representando a LA TOTALIDAD de los socios.- En otras palabras, si algún socio no participa activamente en todo el proyecto, eso no querrá decir que no ha colaborado de algún modo o que no ha formado parte de él; por eso opino que este debe ser un proyecto societario de la ACEMA.-

En cuanto a la oportunidad concreta, nadie puede saber si este proyecto es factible, si se iniciará hoy mismo o si podrá hacerse realidad dentro de –por ejemplo- cinco o seis años; lo que es seguro es que si no hacemos nada, los años van a transcurrir igual (el tiempo no espera a nadie) y quizá en esta misma época o hasta dentro de nuestra zona de acción (Hispanoamérica), este proyecto sea concretado por otra gente o de cualquier manera, a toda costa.- Si nos ponemos en movimiento, quizá logremos algo.-  Y si no hacemos nada, el tiempo pasará igual…
 
Alcance de este Documento Inicial de Proyecto
 
Lo que podemos denominar alcance de inicio de este documento está relacionado con los puntos básicos de la misión (llegar a 30 Km, fotografiar y filmar, transmitir, etc., etc.).- En cuanto al alcance final del documento (no de la misión) estará determinado por lo que opinen los socios de ACEMA, es decir que podemos usar estas ideas como un punto de partida y dar inicio al proyecto, o podemos considerarlas sólo ideas de mi parte, proponiendo que se presenten otros proyectos y eligiendo el que nos parezca  mejor.-
 
Dejo esa determinación subordinada a lo que se vote en nuestros foros, de algún modo a determinar.-
 
De todos modos, la mecánica de gerenciamiento debe ser mediante el consenso punto a punto para que este proyecto NO sea tomado como un tema de libre charla más en nuestros foros habituales, es decir que no debería debatirse paso a paso en nuestros foros públicos de internet, sino que se deberían efectuar reuniones (reales o virtuales) en base a necesidades concretas de un plan preestablecido.- Si se convierte simplemente en una nueva línea de discusión semipública, este proyecto no tendrá éxito.-
 
Inclusiones y Exclusiones
 
En este proyecto se analizarán puntos como herramientas de diseño y simulación, la selección de arquitectura general de acuerdo a posibles propelentes, un plan de desarrollo, el posible diseño general de un cohete para estos fines, las técnicas de “Staging”, el soporte electrónico funcional, la recuperación, posibles sitios de Lanzamiento, el esquema de comunicaciones, algunas recomendaciones organizativas, supuestos y restricciones, tecnologías a emplear, etc.-
 
Por su naturaleza, quedarán fuera de la discusión profunda dentro de este documento muchos detalles técnicos precisos (que pueden comprender detalles de parte de la carga útil, de diseño de la aviónica de control, construcción y prueba de motores, sistemas de posicionamiento y ubicación geográfica, etc.).- De todos modos, se detallarán los requerimientos para cada caso.-
Regreso al contenido