Index Mapa del Sitio Búsqueda Avanzada
search engine by freefind

Atrás Principal Arriba Siguiente

PEARL HARBOR EN EL ESPACIO
por James Oberg

Publicado originalmente en la revista OMNI, Julio de 1984, pág. 42-44.-

El Sr. James Oberg -autor de este artículo- cuenta con una larga carrera como ingeniero espacial en el centro de Control de Misión de la NASA, en Houston, donde se especializó en Operaciones del Space Shuttle para Encuentros Orbitales (orbital rendezvous).- Se desempeñó en el Johnson Space Center entre 1975 y 1997.- Además, como autor independiente, ha escrito unos diez libros y más de un centenar de artículos científicos.-
Este artículo fue traducido por G. Descalzo, y ha sido publicado en estas páginas bajo permiso expreso del autor.- Agradecemos profundamente al Sr. Oberg por su  desinteresada colaboración para con los aficionados argentinos.-

Es menester reforzar que este relato es del año 1984, y fue escrito por un ciudadano norteamericano.- Estos dos detalles deben ser tenidos muy en cuenta para manejar algunas cifras, cantidades y posiciones políticas y para ambientar correctamente este excelente y muy educativo texto.-  De todas maneras, cambiando el nombre de aquel "enemigo" por alguno más actual, el escenario sigue siendo escalofriante, quizá más aún que en 1984.-

Brillando bajo la luz ininterrumpida del Sol, los satélites en órbita geosincrónica (GEO) parecen flotar sin movimiento alguno como barcos anclados.- Pero la flota está activa.- Envía millones de bits de información cada hora desde y hacia la Tierra, a 35.800 Km de distancia.- Para un viajero en GEO, el planeta azul puede parecer delicado y maravilloso, un tesoro brillando contra la chata negrura del espacio .- Y los más de 100 centinelas en sus puestos GEO están programados para proteger esa esfera, con todos sus recursos automatizados.-

Esta flota de satélites es un vínculo vital para el control y las comunicaciones de nuestros sistemas de defensa.- Y debido a  la gran distancia que la separa de la Tierra, puede parecer invulnerable a un ataque enemigo.-Pero algunos nuevos estudios de mecánica orbital sugieren que nuestros satélites en GEO podrían ser tan frágiles como lo fueron nuestros barcos en otro distante y soleado puesto americano, Pearl Harbor, en diciembre de 1941.-

Existen estudios de pizarrón que indican que con una sóla misión espacial de larga distancia, que involucre un viaje de ida y vuelta a la luna -sin descenso en la misma- los enemigos potenciales de los Estados Unidos podrían borar nuestra flota de satélites GEO.- Tomaría un solo vehículo espacial, haciendo una sola pasada luego de su viaje translunar.- El ataque final duraría quizá menos de doce horas, no requeriría de armas nucleares y dejaría al mundo occidental ciego, sordo y tonto – y abierto a un ataque misilístico en gran escala.-

Las líneas de este escalofriante escenario –ciertamente muy conocido para los científicos soviéticos- emergió durante recientes investigaciones informales conducidas por ingenieros espaciales y otros científicos.- Los hallazgos son el subproducto de investigaciones destinadas a diferentes misiones espaciales con intenciones benignas.- El objetivo era enviar seres humanos a una óbita geosincrónica, alrededor de 25 veces más lejos de lo que se ha orbitado hasta ahora en misiones tripuladas.- El principal objetivo de esas misiones es la reparación de satélites, de la misma manera en la que un astronauta reparó el satélite Solar Max en abril de 1984.-

La vista que un astronauta tiene de la Tierra viene en dos "sabores".- La más común, que fue atestiguada por más de 100 hombres y por cuatro mujeres, el planeta es visto desde una altitud de algunos cientos de kilómetros, poco más o menos.- El satélite antes nombrado -Solar Max- está en una órbita con una altura  promedio de unos 450 kilómetros y observó al Sol por diez meses hasta que se quemaron una serie de fusibles, una falla que lo envió a unos 450 kilómetros más "arriba".- Aún para cualquier vehículo que se encuentre a esas alturas (entre 200 y 1.000 Km), la pequeña porción de la Tierra que se puede observar permanece a  la vista por no más de un minuto o dos, antes de desaparecer a lo lejos bajo la nave.- 

La otra vista, experimentada sólo por 21 hombres -- y no parece que esto vaya a cambiar en lo que resta del siglo (Esto es así hasta el día de hoy, año 2002.- N. del T.) la Tierra es un disco redondo, lleno, visto desde el ojo de buey del Módulo Lunar o de una nave de la Clase Apollo.-

Ambas vistas suscitan diferentes reacciones.- Desde una óbita terrestre baja (LEO -Low Earth Orbit), las tripulaciones siempre efectúan comentarios acerca de los amplias extensiones de la superficie terrestre y de la insignificancia de todos los trabajos efectuados por la Humanidad.- Pero desde una trayectoria lunar -pasando a través de GEO- los atronautas son golpeados por el contraste entre el brillo de la Tierra y la negrura del espacio.- .

El visionario teórico ruso Konstantin Tsiolkovsky delineó la teoría de las órbitas geosincrónicas alrededor de 1920.- El principio es simple: a unos 36.000 Km de altura sobre el Ecuador terrestre, un satélite que siga una órbita circular viaja alrededor de la tierra a la misma velocidad a la cual gira el planeta.- Por lo tanto, para cualquier punto de la superficie terrestre, los satélites en órbita GEO parecen estar "colgados" del cielo en total quietud.- En un escrito de 1947, Arthur C. Clarke (autor, entre otras novelas, de '2001, Odisea del Espacio'- N.del T.) propuso colocar satélites repetidores de transmisiones de radio en órbita GEO.- Y en 1961 fue lanzado el primer dispositivo de ese tipo, llamado Syncom, por "synchronous communication".- Hoy, más de 100 satélites activos y un número igual de deshechos espaciales se encadenan a lo largo del "gran círculo", en un anillo artificial alrededor del ecuador terrestre.-.

Además de satélites repetidores de comunicaciones, tambien existen satélites de relevamiento topográfico y de propósito militar operando en GEO.- Hay sensores infrarrojos suspendidos sobre el Océano Índico,  mirando fijamente hacia el norte para tener una vista clara y constante de la masa eurasiática entera, a la espera vigilante de eventuales lanzamientos de cohetes soviéticos ó chinos.- Desde otros puntos, los satélites de monitoreo meteorológico pueden enviar imágenes de la cubierta de nubes de un hemisferio entero- 

Pero además, el camino de la órbita GEO parece tener algunos "cascotes" más o menos recientes.- Satélites tales como el 'Tracking and Data Relay Satellite' (TDRS) de la NASA, junto con cargas útiles de Western Union y del gobierno de Indonesia, entraron en órbita en condiciones de fuera de servicio en 1983 y 1984 en razón de fallas en el sistema de impulsión que debía pasarlos de órbitas LEO a GEO.-

Un satélite eyectado desde el Space Shuttle se mueve a aproximadamente 27.500 kilómetros por hora, a unos 290 kilómetros sobre la superficie de la tierra.- Para alcanzar una órbita de arco de transferencia -para llegar a la altitud y velocidad de GEO- el satélite debe ganar unos 2,4 km adicionales por segundo, mediante el empleo de  un motor-cohete.-  Una vez alcanzada esa nueva órbita de forma elíptica, el satélite comenzaría a caer hacia la Tierra, pero antes del comienzo del perigeo un segundo encedido del  cohete agrega otros 1.800 metros por segundo más.- Ese nuevo encendido circulariza la órbita del satélite y hace lo comunmente conocido como "dar vuelta a la esquina", es decir que también ejerce un cambio en el plano de la órbita de transferencia (generalmente equivalente a la latitud del sitio del lanzamiento), y la convierte en un recorrido perfectamente ecuatorial.- Ahora ya estamos en una órbita GEO.-


Las condiciones en GEO son bastante diferentes a las que reinan cerca de la Tierra; el espacio puede parecer el mismo en todas partes.- No es así.-

La primera diferencia es la radiación en este ambiente.- Una vez ubicados sobre la mayoría de la magnetósfera terrestre, los satélites en GEO están sujetos a la totalidad del viento solar, radiación cósmica y particulas eléctricamente cargadas.- Ninguna de estas causas es atenuada por el campo magnético terrestre, con lo que cualquier vehículo espacial estará inmerso en radiación interplanetaria sin adulterar.- Las partículas solares de alta energía pueden inducir la formación de cargas eléctricas en la estructura de esos vehículos, generando descargas y hsta chispazos en los sistemas electrónicos.- En los años 60, muchos satélites se perdieron cuando se generaban comandos espurios causados por este tipo de descargas.- Si se aventuraran seres humanos en ese entorno, necesitarían "escudos de tormenta" contra las descargas solares, y no podrían permanecer desprotegidos frente a los niveles continuos de alta radiación.-

El efecto de la luz solar es también más fuerte en GEO que en LEO, y no por la mayor cercanía al sol, sino por permanecer durante meses en un entorno en el cual el Sol nunca desaparece, siempre es de día.- Como el ecuador terrestre está inclinado unos 23 grados con respecto al plano orbital, un satélite circulando sobre el ese ecuador raramente pasará a través de la sombra de la Tierra.-

Entonces, el ambiente en GEO es único.- Esas condiciones generan problemas de diseño, pero las ventajas bien valen los inconvenientes.-

El paisaje es nuevo y espectacular: la Tierra llena un arco de 20 grados a traves del cielo (alrededor del tamaño de una pelota de basket sostenida con el brazo extendido), y nuestro planeta-hogar pasa por todas las fases, de Nuevo a Lleno, a Nuevo, cada 24 horas.- Cuando está Nuevo, el planeta a oscuras es escasamente visible en la brillante luz solar que baña a nuestro vehículo satélite geosincrónico.- Cuando está Lleno, el planeta ofrece una indescriptible vista con un brillo 5000 veces superior que el que la Luna vierte sobre la Tierra.- Durante los ocasionales eclipses (que ocurren cada seis meses), la totalidad de la Tierra está rodeada de un anillo luminiscente generado por la claridad solar refractada por la atmósfera.- Un pasajero imaginario en un satélite GEO podría observar de continuo los diferentes patrones que el clima desarrolla con el pasar de las horas y los días.- La Tierra parecerá un ser vivo y respirando, con la lenta gracia y belleza de la cabeza de un gigante.-

La naves no tripuladas operando en GEO serán más grandes y complejas en el futuro.- Antenas super-anchas y grandes dispositivos ópticos requieren de finos ajustes y alineaciones.- Ya se han efectuado propuestas para que las futuras plataformas GEO que atenderán a docenas de usuarios terrestres sean construídas por tripulaciones del Shuttle y luego sean empujadas suavemente hasta alcanzar su altura operativa.- 

Una vez que estén en GEO, cualquier service a futuro (tal como recarga de combustibles, suministros o rremplazo de partes) podrá efectuarse mediante robots "monos" enviados desde LEO.- Aunque esas son operaciones difíciles; basta un punto: a una señal de radio enviada desde la tierra le toma más de un cuarto de segundo alcanzar  a un objeto en órbita LEO, un tiempo de espera agonizantemente lento para cualquier dispositivo mecánico que deba mantenerse en acción.-Problemas como este implican que algun día también habrá gente que se aventure hasta GEO.- Algunas reparaciones serán demasiado complejas para ser manejadas sólo por robots.-

Algunos científicos de la NASA en Houston completaron recientemente un estudio sobre cómo debería manejarse una misión de este tipo.- El plan de vuelo básico debe contemplar la necesidad de contar con dos astronautas que deben permanecer varios días en GEO.- Serían lanzados desde la bahía de carga de un Shuttle y navegarían "hacia arriba" por unas cinco horas.- Luego se encontrarían con la plataforma espacial de destino y varios días más tarde dispararían sus cohetes de a bordo para caer en dirección a la Tierra, donde deberían efectuar un "rebote" sobre las capas superiores de la atmósfera para eliminar el exceso de velocidad y cambiar al plano requerido para reencontrarse en órbita con el Shuttle.-Luego de algunas maniobras más para completar el encuentro, la tripulación podría transferirse al Transbordador Espacial para regresar a la Tierra.- La cápsula "ferry" podria permanecer en órbita para su uso futuro.-

El equipo de  la NASA ha determinado que una misión de este tipo puede efectuarse con una nave de Clase Apollo impulsada por un equipo cohete Clase Centauro reforzado.- El módulo de comando podría entonces dejarse en órbita y destinar una misión del Shuttle para elevar solamente el cohete Centauro totalmente preparado.- 

Las viejas naves Apollo volvían a la Tierra mediante un amerizaje en pleno océano, donde la caída era amortiguada primero por tres paracaídas y luego por el agua misma..- Pero el agua salada impedía el uso posterior de la nave (el diseño original de Apollo prescribía al menos tres usos por cada 'hardware', pero ese plan fue abandonado cuando se seleccionó el regreso mediante amerizaje).- Pero si el "ferry" propuesto para GEO es despojado de paracaídas y elementos de flotación, y es cargado con una cantidad extra de combustible para maniobras, el sistema de guía de precisión puede ponerlo en una "órbita de estacionamiento" recuperable cercana al Shuttle en espera, en lugar de confiar en una trayectoria de impacto en superficie.- Esa fue la ruta seleccionada por el personal de la NASA: "El frenado aerodinámico (aerobraking) elimina el desarrollo de sistemas de amerizaje y de operaciones de recuperación acuática", concluyeron en su reporte.-

Los ingenieros de la NASA estimaron que una misión de este tipo podría desarrollarse para 1990 a un costo estimado de unos 1.500 millones de dólares.- Cada vuelo posterior costaría alreredor de 150 millones.-

Un vehiculo auxiliar sería la "Cabina de Línea" (Line Shack).- Este verdadero "furgón" de 12 toneladas permanecería cerca de GEO y contendría algunas instalaciones -bastante espartanas- para los equipos de astronautas que lo visiten, y las herramientas standard de gran porte tales como la compuerta estanca (airlock) standard se podrían dejar ancladas a esta "Cabina", de manera tal de no cargar excesivamente a la plataforma base en GEO.- De todas maneras, la construcción y lanzamiento del  "Line Shack" costaría alrededor de 1.500 millones más.-

A fines de 1983 los resultados de este estudio se presentaron en las oficinas centrales de la NASA en Washington.- Luego de revisar el informe , Washington opinó que era una interesante investigación, muchas gracias, pero el proyecto es demasiado peligroso y costoso para cualquier misión dentro de los próximos diez años...

De todas formas, la gente de la NASA no estaba sola en sus ambiciones de colocar humanos en GEO.- En Eagle Engineering, una firma consultora de Houston, Texas, Hu Davis venía propiciando el desarrollo de estaciones geosincrónicas con capacidad de ser tripuladas.- Pero el tenía poco interés en ir hasta allí sólo para demostrar que podía hacerse.- Sus planes incluían el desarrollo de una significativa capacidad de trabajo en GEO.-

"Quiero dos cosas, además de una demostración 'pelada'" me dijo Davis a principios de 1984.- En primer lugar, "Necesitamos la capacidad de cubrir una fracción significativa del arco geoestacionario una vez que lleguemos allí.- Y necesitamos permanecer por una semana o más.-" Como ningún Shuttle podía permanecer en  órbita tanto tiempo, una cápsula "ferry" para órbitas GEO -- en contraste con el vehículo que imaginaban los ingenieros de la NASA -- podría contener su propio sistema de retorno a la Tierra.- Probablemente, hubiera sido un paracaídas para aterrizajes en el continente.-

Segundo, "Quiero al menos una tonelada de carga útil a discreción", demandó Davis.- "Ninguna cápsula subequipada podría llevar suficiente carga para hacer nada útil una vez que esté en GEO", argumentó.- Pero con buena capacidad de carga, un  vehículos de arranque podría elevar propulsores de hidrazina, baterías nuevas, equipos de repuesto, y transponders de radio mejorados para los satélites existentes.- "Éstas son cargas útiles que permiten realzar el valor de activos orbitales. " dijo Davis.-

Este vehículo -más grande- necesitará más potencia de lanzamiento.- Para cada expedición GEO, Davis prevé un lanzamiento completo del Shuttle y un lanzamiento de un vehículo derivado de aquel, un carguero pesado con capacidad de poner en órbita el doble de tonelaje del que puede elevar el Shuttle.-

Semejante capacidad permitiría realizar algunas misiones verdaderamente útiles, siendo rentable con -al menos- un vuelo al año.- "La mayoría de los satélites GEO que 'mueren', mueren de hambre " dice Davis.- La capacidad de reaprovisionamiento de combustible con los nuevos propulsores podía restablecer tales satélites a la vida.-

Actualmente, la mayoría de los usuarios de satélites GEO tienen en cuenta que en siete a diez años, la tecnología de un satélite determinado se vuelve tan obsoleta que es más económico reemplazarlo por entero que repararlo.- "Seguramente, no hay incentivos hoy para misiones de reparación", puntualiza Davis, "porque hoy las compañías fabricantes de satélites de comunicaciones venden equipos nuevos y de reemplazo" 

En lugar de esto, Davis sugiere que los satélites usados pueden venderse a clientes con necesidades tecnológicas menores.- O -si la alta tecnología es el punto- se podría reemplazar los transponders de los satélites usados, dejando intactos las unidades de comando, potencia y otros sistema que estén aún en buenas condiciones.-

Tarde o temprano,  las grandes plataformas en GEO que hoy se están planeando demandarán esta capacidad de service, en primer lugar por robots teleoperados y luego por seres humanos, directamente in situ.- Davis predice que habrá astronautas visitando estaciones GEO en misiones de servicio a finales de la década de los 90.- "Es una parte implícita en elprograma de la estación espacial de la NASA", dice, desde que la agencia estará poniendo la estación permanente en una órbita con una inclinación de 28 grados, un ángulo conveniente para los viajes al espacio profundo.- "Washington ha solicitado un programa espacial más innovativo, de mayor alcance", nos recuerda Davis, "y esto puede ser parte de él".- 

Los ojos de Davis brillan. Además, " dice, " la salida GEO es un back door a la luna."

Los números fríos de la navegación espacial indican que Davis tiene razón.- Es cierto que es necesario menos combustible para ir a la Luna, obitarla a unos 160 kilómetros y volver a la Tierra que lo que se consumiría para ir y volver de una orbita baja (LEO).- seguramente, el viaje lunar es más largo -tres días para ir y tres para volver, contra las seis horas para llegar a LEO- pero cualquier transbordador que se construya para apoyar a astronautas por una semana en GEO podría actuar fácilmente como apoyo para una misión de órbita lunar.-

Davis tiene en una razón más para desarrollar capacidades geosincrónicas tripuladas: "Puede ser necesario enfrentarse a amenazas", dice.- ¿Qué clase de amenazas? En la lista, lo primero que surge es un eventual choque con "basura espacial".- Pero puede haber otras amenazas posibles.- Y hasta algunas de tipo  intencional.-

Con todos esos "blancos potenciales" alineados en GEO ¿cómo diseñaría el eventual atacante su plan de vuelo? No hay necesidad de ser tímido sobre la identidad de los jugadores: Los blancos primarios en GEO son Occidentales, y el/los candidato/s a atacar -esencialmente, uno sólo- es la Unión Soviética.- Los "soviets" no tienen ningún elemento activo de uso militar en GEO. De existir, sus vehículos espaciales en ese lugar son probablemente sistemas de comunicaciones y de navegación comercial; sus sistemas militares están en otro tipo de órbitas.- Así que tienen la total libertad de "disparar" contra cualquier cosa a la cual deseen apuntar.-

Los soviéticos podrían emplear un gran impulsor de Clase Proton para poner en GEO uno de sus "satéltes asesinos", actualmente operacionales.-  Para blancos en LEO, utilizarían un ICBM llamado Clase F.- Muchos escépticos indican que el Protón es cinco veces más grande que un ICBM de Clase F, y son -por lo tanto- más complejos de lanzar.- Pero no sería esto un gran problema para los "soviets", quienes lanzan más a menudo cohetes de gran porte que equipos pequeños.-  Y tampoco sería complejo enviar varios de estos "satélites asesinos" en un sólo cohete de gran potencia.-

Una vez en las cercanías del arco GEO, las armas podrían derivar libremente hasta hacer contacto de radar con sus "blancos".- Bajo control desde tierra, se podrían acercar y ejecutar su usual ataque de explosión y esquirlas.-

La mayoría de los expertos concuerda en que aunque los soviéticos pudieran poder poner tres o cuatro "satélites asesinos" en GEO, apenas podrían provocar alguna "abolladura" en los activos militares americanos.- Éste es algo tranquilizador, porque tomaría algún tiempo -días o semanas- para lograr una trayectoria  adecuada para un acercamiento de ataque. Y los blancos en peligro, también bajo control de tierra, podrían llegar a tomar acciones evasivas.-

Pero cambiemos de butaca...O mejor aún, supongamos que el satélite soviético atacante esté en la misma altitud en el arco GEO, pero movíendose de Este a Oeste en lugar de viajar de Oeste a Este, la dirección en la cual giran tanto la Tierra como su cinturón de satélites geoestacionarios.- Esta trayectoria geosincrónica retrógada es más amenazante... El arma orbital soviética podría lanzarse de cabeza en el espacio ocupado por el collar de satélites occidentales, como un automóvil de contramano por una autopista (como el cuento del gallego... - N. del T.).-  Igualmente, una colisión accidental sería muy rara en el espacio, ya que el  "camino" tiene  una sección de unos 100 Km.-

Pero este vehículo cazador-asesino podría elegir un blanco 'a la pasada', efectuar un seguimiento preciso de ese blanco, y en el próximo encuentro -doce horas después- disparar un pequeño misil de captura autoguiada (homing missile), de los cuales puede llevar más de una docena.- Un misil de esta naturaleza lleva un sistema miniaturizado de guía por radar, empleando el sistema principal de emisión de radar ubicado en el "satélite asesino".- Alternativamente, un simple sensor óptico podía ser más que adecuado, ya que el blanco está bañado de luz solar conta un fondo negro.- Los blancos deseados se podrían elegir uno por uno durante un período de varios días.-

En otro escenario, el satélite asesino soviético simplemente eyecta una nube de partículas a su alrededor.- A una velocidad combinada de unos 17.500 Km/h, los satélites-blanco y las partículas -granos de arena, por ejemplo- se destruirían uno al otro.- Con una nube de suficiente tamaño, el sistema completo de satélites en GEO (incluyendo los soviéticos, que tienen muy poco o ningún uso militar) se transformaría en basura en menos de doce horas.-.A una nube más leve o pequeña le tomaría meramente algunas 'pasadas' más -quizá cinco, diez o veinte- para convertir al área GEO en un nuevo cinturón de asteroides.-

Y si los soviéticos deciden reocupar el área más tarde, podrían utilizar perlas de material plástico, las cuales con el tiempo se pulverizarían bajo la acción de la radiación solar ultravioleta y serían dispersadas por el viento solar.-

¿Puede suceder algo así? Es fácil minimizar amenazas pero -después de todo- poner satélites directamente en GEO retrógrada es una tarea casi imposible.- Si el cohete impulsor es lanzado desde la Tierra hacia el Oeste en vez de hacia el Este, pierde por lo menos un quinto de su potencia total porque debe trabajar forzando la rotación de la tierra.- Como el encendido de impulsión debe ocurrir en la etapa de mayor altitud (apogeo) del arco de transferencia a GEO, para provocar el cambio desde una órbita de parking hasta donde debe darse el encendido en reversa, se requeriría una cantidad enorme de combustible para frenar el movimiento original y para aplicar ese "full reverse" de órbita retrógrada.- No quedaría mucho márgen -si es que queda algo- para la carga de guerra del cohete, el "satélite asesino".-

Desafortunadamente estos reconfortantes argumentos asumen que cualquiera que desee poner un objeto GEO retrógrada es alguien poco inteligente.- Bien: poner una nave hostil en una órbita "marcha atrás" es comparativamente fácil...

Se puede delinear en grueso esta misión en el pizarrón... Mientras que los soviéticos quizá no tienen una gran variedad de "cajas negras" o de artilugios electrónicos de alta tecnología, lo que les sobra son pizarrones --y excelentes científicos especializados en mecánica orbital para escribir en esos pizarrones.- 

Para ingresar en  "Retro-GEO" de una manera inteligente hay que simular que se viaja a la Luna y se efectúa de verdad un vuelo de acercamiento lunar.- La trayectoria seleccionada deberá ser muy similar a las trayectorias de retorno en caída libre de las misiones Apollo, excepto que el sobrevuelo lunar se efectuará a una altura mayor, del tipo de las empleadas para saltos de aceleración en viajes interplanetarios.-

En la curva final de retorno hacia la Tierra, entonces, la nave enemiga efectuará el sobrevuelo lunar a una altura de unos 35.400 Km.- En ese camino, luego de alrededor de una semana de viaje y en lugar de saltar a las profundidades del espacio interplanetario, el vehículo realizaría un encendido de retrocohetes para lanzarse en la búsqueda de su órbita "Retro-GEO".-

El "satélite asesino" puede tomar posición en secreto.- El lanzamiento inicial será detectado -por supuesto.- Pero Moscú simplemente puede anunciar otra sonda lunar con fines científicos.- Algún dispositivo simple (por ejemplo, un pequeño transmisor) se podría poner en órbita lunar para satisfacer a las hambrientas antenas americanas.- O directamente Moscú podría anunciar con candidez que su vehículo científico se setrelló en la Luna.-  Y mientras el "satélite asesino" rodea la luna y se dirije al encuentro con sus "blancos", ningún sistema de rastreo desde o fuera de la Tierra lo seguirá.- 

Aún si se pudiera detectar ¿qué se podría hacer para detener esta amenaza "Retro-GEO"? La peor defensa que Occidente podría ejercer sería hacer estallar de alguna manera a esa nave, porque los fragmentos resultantes simplemente harían realidad la misión original y destruirían a todo el cinturón de satélites GEO.-

La única respuesta posible consiste en una misión tripulada a "Retro-GEO", via la Luna, para efectuar un encuentro (rendezvous) con el "satélite asesino" y desarmarlo.- Presumiblemente, si una misión de este tipo fuera viable, los soviéticos cargarían a su satélite con algún tipo de "cazabobos".- Por lo tanto, los manipuladores de semejante explosivo deberán ser muy hábiles y muy tranquilos en el eventual desarme, porque además todas las joyas del collar GEO pasarán zumbando sobre sus cabezas a más de 17.000 Km/h.-

Empuje, contraempuje, frenado, empuje... la contienda es brutal, incluso en las profundidades del espacio. Con los actuales boosters  y cabezas de guerra, una misión así es factible ya mismo.- Pero la pesadilla puede prevenirse gracias a la mera existencia de contramedidas eficaces y por el conocimiento cabal de la factibilidad de una amenaza como la descripta.- Y las contramedidas a su vez proveen capacidades inesperadas para efectuar viajes al espacio mucho más beneficiosos.-

En la pesadilla, la Luna es la vía libre para alcanzar retro-GEO y para la destrucción.- En un sueño más esperanzado y más benigno, GEO puede convertirse en el back door hacia la Luna y las estrellas.

 

No enviamos planos o indicaciones a pedido o por mail.- Si necesita más información para diseñar o construir cohetes, por favor lea detenidamente TODAS estas páginas web, suscribase al "Foro Cohetes", consulte el sitio web de la ACEMA o consulte mi libro "COHETES - Modelismo Espacial, Nivel Inicial

ADVERTENCIA - LEA ESTO:
Las informaciones publicadas en este sitio están destinadas a fines investigativos y científicos.- Por lo tanto, el autor y el servicio de Web Hosting no son responsables por el uso al que se destinen los conocimientos aquí vertidos ni las consecuencias de su empleo por personas maliciosas y/o inexpertas.- En caso tal que algunas de la informaciones aquí publicadas violen derechos legales, ruego se me ponga en conocimiento mediante un e-mail y corregiré el asunto a la brevedad.- Las opiniones aquí expresadas no están avaladas por mis empleadores.-
Esta página se actualizó por última vez el 16/02/08.